Logo Consultor Independiente

Glutatión en el entorno de VIH y el SIDA

Es una enfermedad muy complicada, vamos a procurar ver en este tema los beneficios del Glutatión en el entorno de VIH y el SIDA. Las personas infectadas por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), observan las alteraciones que suceden en su organismo, correspondientes a la respuesta del paciente ante el virus más que a los daños que este pudiera originar en su sistema inmunológico .

Tenemos dos problemas centrales en esta afección; por un lado el daño crónico que genera el estrés oxidativo de los radicales libres y por otra parte el estado de inflamación crónica característica de este tipo de infección. Los estados descritos favorecen la pérdida de los linfocitos T CD4 (linfocitos colaboradores). En estadios avanzados pueden sucederse las infecciones favorecidas por gérmenes oportunistas dado el estado de inmunodeficiencia. Estos procesos inflamatorios e infecciosos van desgastando el cuerpo y generando la pérdida de masa muscular, hasta llegar al extremo del desgaste orgánico, la progresión de enfermedades que sobrevienen por la emaciación progresiva puede concluir progresivamente con la muerte del paciente.

Ahora se sabe que en la infección por el VIH existe una carencia de glutatión en todo el cuerpo, lo cual favorece la replicación viral. Durante ésta los radicales libres aumentan y las partículas oxidantes procedentes de las células afectadas por la inflamación van generando disfunción progresiva del sistema inmune.

Desde que se inicia la progresión de la infección por el VIH, hasta las etapas más avanzadas del SIDA, se presentan unas moléculas, las citocinas inflamatorias.

Estas citocinas están relacionadas con algunos de los mecanismos que favorecen la replicación viral. La acción de las moléculas inflamatorias contribuye al progreso del adelgazamiento y el desgaste corporal llamado caquexia propios de los últimos momentos del SIDA.

Las personas con VIH, niveles de Glutatión son muy bajos

La acetilcisteína precursor del GSH

La N-acetilcisteína que es un fármaco precursor de la cisteína, bloquea la producción de las citocinas inducidas por la presencia del virus y puede prevenir el periodo de deterioro causado por la infección. Se ha usado por años la N – acetilcisteína para mejorar las concentraciones del glutatión. Se determinó que el incremento del GSH en las células T puede activar y mejorar la eficiencia de los leucocitos.

Las células T con el nivel del glutatión restaurado, mejoran sus funciones de unión y degradación de las moléculas denominadas interleucinas -2 y mejoran la síntesis del ADN.

El GSH aumenta la actividad y la eficiencia de las células T citotóxicas según se ha observado en estudios en cultivos de linfocitos. También ayuda a aumentar la producción de las células ante la presencia de sustancias que pueden causar mutaciones. Promueve la diferenciación de los linfocitos. De la misma manera, activa a los linfocitos citotóxicos.

Cuando el glutatión está agotado se puede producir la inhibición de la activación de los linfocitos, llegándose a suprimir las funciones citotóxicas de las células especializadas de esta actividad. Contribuye a la deficiencia del sistema inmune característica de los estadios avanzados de la infección por este virus.

En términos generales, se puede considerar que el glutatión puede modular las células inmunes. Tiene un gran valor como antioxidante en las células epiteliales (los pulmones) proporcionando protección contra el estrés oxidativo y las infecciones de las vías aéreas que son características en el SIDA.

La carencia del GSH se ha tratado de compensar con tratamientos basados en la administración de tiol, cisteína, N-acetilcisteína, glutatión directo por diferentes vías, y de una forma más sencilla y efectiva por ingestión de concentrados de proteínas bioactivas aisladas del suero lácteo bovino.

Se ha intentado el aumento del glutatión por varias vías como la oral; sin embargo, este se degrada en el tracto intestinal en una buena cantidad y no es aprovechado en su totalidad, por la vía respiratoria mediante aspersiones en la nariz, en los casos de las neumonías recurrentes o de la insuficiencia respiratoria.
También se ha proporcionado el GSH por la vía venosa, y hay riesgo de que se contamine el personal con el VIH y hasta por la vía rectal se han aplicado supositorios de este compuesto. Por estas razones, es más fácil, práctico y económico proporcionar los precursores aminoácidos adecuados.

Immunocal  fuente natural de cisteína

Immunocal  es una fuente natural de cisteína, de calidad farmacéutica, precursora de glutatión intracelular, para el mantenimiento de un sistema inmunológico fuerte que ayuda a aumentar la fuerza muscular y a mejorar el rendimiento cuando se combina con ejercicio regular. Puede perfectamente ser el precursor de Glutatión en el entorno de VIH.

Combinando Immunocal y el Booster, el activador de Nrf2 se pone en marcha el sistema natural de desintoxicación del cuerpo. Donde  las vitaminas y el selenio se unen al glutatión, para fortalecer las defensas antioxidantes, contribuyendo al funcionamiento normal del sistema inmunitario.

Mantén fuerte el sistema inmunitario, el cuerpo libre de toxinas, duerme lo suficiente, haz ejercicio regularmente, lleva una dieta saludable, todo ello te ayudará a mantener un adecuado nivel de Glutatión intracelular.

Y si hoy no estás tomando tu Immunocal, piensa porque ….. no te despistes!!

Referencias 

  • Chatterjee Anupam. Reduced Glutathione: ¿A Radioprotector or a Modulator of DNA-Repair Activity? Nutrients. 2013; 5(2): 525-542.
  • Bhaskar Ashima, Munshì MohamedHusen, Khan Sohrab Zafar, Fatima Sadaf, Arya Rahul, lameel Shahid, and Singh Amit. Measuring Glutathione Redox Potential of HIV-1-infected Macropliages. J Biol Chem. 2015;290(2): 1020-1038.
  • Guerra Carlos, Morris Devin, Sipin Andrea, Kung Steven, Franklin Mesharee, Gray Dennis, Tanzil Michelle, Guìlford Frederick, Khasawneh Fadi T, and Venketaraman Vishwanath. Responses against Mycobacterium tuberculosis infection in Healthy and HIV infected individuals. PLQS One 2011;6(12): e28378.
× ¿Cómo puedo ayudarte?